jueves, 18 de julio de 2013

Abejas

Einstein dijo, alguna vez:

—Si las abejas desaparecieran, ¿cuántos años de vida le quedarían a la tierra? ¿Cuatro, cinco? Sin abejas no hay polinización, y sin polinización no hay plantas, ni animales, ni gente.

Lo dijo en rueda de amigos.

Los amigos se rieron.

Él no.

Y ahora resulta que en el mundo hay cada vez menos abejas.

Y hoy, Día de la Tierra, vale la pena advertir que eso no ocurre por voluntad divina ni maldición diabólica, sino por el asesinato de los montes nativos y la proliferación de los bosques industriales; por los cultivos de exportación, que prohíben la diversidad de la flora; por los venenos que matan las plagas y de paso matan la vida natural; por los fertilizantes químicos, que fertilizan el dinero y esterilizan el suelo, y por las radiaciones de algunas máquinas que la publicidad impone a la sociedad de consumo.

--
De "Los hijos de los días", Siglo XXI, Buenos Aires, 2012. * Eduardo Galeano


jueves, 20 de junio de 2013

¿Qué te gustaría ser si no fueras lo que sos?

¿Qué te gustaría ser si no fueras lo que sos? A mí algo como el viento. Que sopla y se inmiscuye en rendijas donde nadie lo invita, ni lo espera. El mismo que aviva un fuego o que da vueltas un paraguas en plena tormenta. Uno que nace del aire, obedeciendo patrones climáticos y flujos de temperatura. El que sopla incesante y acaricia las copas de los árboles, en París y en Buenos Aires. Hoy, soy viento. Por propuesta de César Bruto y de Julio, el exquisito.



martes, 4 de junio de 2013

Cables cruzados

Los días algunos son como un cable visto a pequeña escala. Cada uno de ellos es, en realidad, centenares de cablecitos hilvanados en tal abrazo que, al torpe ojo ajeno, son sólo uno. Todos son bienvenidos a componer, a su manera, el producto final de su sinergia. Los hay flácidos; también más rígidos. Está el que quiere ponerse la corona de pelos y el que se pierde entre todos los demás, inadvertido. Esos demás, también están. Gracias a ellos por hacerlo y permitirme enlazar un Fender y una Les Paul, a través de la persistencia de su abrazo.


jueves, 23 de mayo de 2013

Por qué hoy


Veinticuatro horas, y cuatro años, pasaron del momento que disparó el ahogo en llanto más profundo de mi vida. Cuatro años después, no la lloré. Tampoco elegí recordarla en público, sino centrarme en mí después de este largo tiempo. Mirar adentro, mover piezas, ver si seguían vivas.

A lo largo de esta eternidad, desde el último beso inútil y el instante en que le juré una fidelidad real, distinta, me ocupé de cambiar el afuera. Trabajé dedicando tiempo, degradando prioridades y suprimiendo sentimientos, para que nunca más, nadie, tuviera que pasar por lo que pasamos su familia, amigos, tantos otros y yo. Y ese tiempo, esas prioridades y, fundamentalmente, esa supresión sentimental, terminó por enquistarme en un cajón que saludé y enterré, pero me enterró con él.

Decidí escribirle hoy, porque los encargados de poner fechas somos Dios y nosotros mismos. No el mal encarnado en un ser humano despreciable. Decidí que el 22 no la recordaría, no como siempre, con tristeza y sumisión, sino con un esfuerzo voluntario por vivir más plenamente lo que a mí no me arrancaron del cuerpo. Porque su vida sigue presente en cada canción, en cada arcoíris.

Me entrego a su recuerdo el día en el que aquel pobre tipo no puede siquiera influirnos. Porque tu espíritu y el nuestro es superador al de la muerte. Porque todos, los dolientes y los que, por una extraña fortuna, ya no lo son, pululamos por el universo intentando dejar lo mejor de nosotros. Si no lo dejamos, faltamos un poco el respeto a esa excelsa oportunidad que nos ha tocado en suerte: la de vivir, con alegrías y tristezas, miedos y entusiasmos, locura y libertad.

Por eso te recuerdo hoy. Porque nadie me impuso recordarte en una magra efeméride. Porque me cago en la verdadera muerte que vive en su cuerpo vacío de nada, contando minutos en Marcos Paz. Esa es la muerte. Una que estoy empezando, tanto tiempo después, a dejar atrás. Una que me acompañó desde chiquito, que revivió furiosa una noche de diciembre y terminó por hacerme su esclavo desde que te fuiste.

Como ayer comencé a develar, suele ser el esclavo quien domina al tirano; es él quien le su entidad. Y es de ese sueño blindado de donde, tanto tiempo después, siento que estoy comenzando a despertar. Para volver a la comunión con vos, con ella, con él, con todo.

Hoy me permito escribirnos.
Hoy me permito llorarnos.
No ayer. Hoy. 



sábado, 15 de diciembre de 2012

Carta Abierta a Pato Santos Fontanet

Breves líneas quiero dedicarte, Pato. Breves como las vidas robadas en Cromañón. Breves como los quince años que me tocaron tener cuando, de tu mano y con tu voz de fondo, conocí anticipadamente el Infierno.

Es importante avisarte que, a pesar de la mayúscula en la palabra “Sobrevivientes” que evocás al referirte a los destinatarios de tu carta, nadie ha golpeado mi puerta. No golpeó el cartero. No golpeaste vos. No golpeaste para entregarme tu escrito, pero tampoco para pedirme disculpas. Unas disculpas que desde el 30 de diciembre de 2004 la sociedad argentina, a la que decís amar antes que nada, espera. Tal vez legitimás sólo “Sobrevivientes” que te aplauden o salen con remeras amarillas. Yo salgo con una negra. Una que dice “Basta de NO culpar a Callejeros”, porque creo que sin responsables, no hay Justicia.

Me duele lo hostil de allá afuera. Me duele tanto como a vos, que también lo sufrís. Pero más me duele la mentira y la manipulación, sobre todo cuando las víctimas son jóvenes, que creen mentiras sobre otras víctimas –letales, en este caso– tan jóvenes como ellas. Me duele que digas no saber, cuando casi cada vez que tocaste en Cromañón estuve ahí y en todas advertiste la inflamabilidad de la media-sombra del techo. En todas, vos, al igual que Chabán, advirtieron que “pasaría lo mismo que en Paraguay” –haciendo referencia al shopping incendiado, que resultó minúsculo al lado del desastre del diciembre argentino. Mentiras que ocultan el principio de incendio del 28 de mayo, el del 29 de diciembre, y quién sabe cuántos más. Bastaba estar allí. Bastaba hablar o preguntar.

Sabías. Lo importante es que sabías. Y eso no sólo te convierte en responsable o cómplice. Eso te convierte en un idiota mayúsculo, que metió a su familia, a la que tanto ama, en ese antro convertido en cámara de gas. Tu gente en Cromañón no te exime, Pato. Tu gente en Cromañón te hace más negligente.

Parafraseándote, con gusto, digo que el gobierno ya “es de una mujer”, que cada tanto “no hay juicio por fumar sin joder”, y que tal vez “haya jueces cumpliendo la Ley”. Tu Imposible se convierte en realidad. Pero a vos te falta cumplir una premisa: falta que “no haya mentira ni verdades cambiadas”. No mientas más en nuestro nombre.

Por tu juventud perdida y por la mía, que esperamos poder recuperar. Por la alegría de las 194 madres que viven una ausencia eterna. Por la necesaria Justicia. Daños, nunca más…

Mauro Fernández
15/12/2012




lunes, 3 de diciembre de 2012

"Total No Pasa Nada", por Viviam Perrone

Madre del Amor. Un cálido y fuerte abrazo a Viviam Perrone, luchadora incansable por la Justicia. Víctima en vida de la corruptela judicial. Inspiradora de nuestra lucha en Construyendo Justicia. Madre de todos los hijos, y todas las madres. Viviam da un paso al costado de la Asociación Madres del Dolor, pero no de nuestros corazones al frente de ella. Gracias por los años de lucha. Por más que te vayas, nunca vas a irte. A continuación, sus palabras.

La causa por la Tragedia de Santa Fe, acontecida en 2006, donde murieron nueve estudiantes y una profesora del colegio secundario Ecos,debido a una obvia chicana procesal (el juez olvidó tomarle declaración al imputado), volvió a foja cero. Eboxeador apodado  la Hiena Barrios”, el mismo que atropelló y mató a Yamila Gonzalez y al bebé que tenía en su vientre, participó en una exhibición en la ciudad bonaerense de Rojas. ¿Acaso no había recibido una sentencia de cumplimiento EFECTIVO? Si boxeó, estaba libre. Si estaba libre, entonces la sentencia no fue de cumplimiento EFECTIVO. en una letanía sin fin, se podría continuar enumerando cientos de casos de hechos de tránsito que quedan impunes.
 Exceso de velocidad, alcohol, atropellar y escapar, todo da igual...


Hace ya 10 años y 6 mesesEduardo Alexis Sukiassian atropelló y abandonó a mi hijo Kevin Sedano. El dolor no me permitía entender que aunque conducía a exceso de velocidad,  atropelló, se dio a la fuga y logró alterar las pruebasComo ese delito no alcanzaba para su exculpacióninculpó mendazmente a KevinY mientras Kevin agonizaba, Sukiassian esquiaba en Lake Tahoe.

El dolor no me permitía entender que a las pocas horas Sukiassian tenía el registro para conducir en sus manos, que tardaron 72 horas en ir a buscarlo y 6 meses en pedir el auto para hacer las pericias (los padres ya lo habían vendido).

No entendía que las fotos del hecho no fueron presentados por la policía científica, sino por el abogado de la familia Sukiassian. No podía entender como se perdió un video de lo que había ocurrido esa noche, como no se tomó la huella del frenado, no se hizo las pruebas de alcoholemia. Nunca pude entender porque se tardó 5 años en llegar a juicio oral. Los amigos de Kevin tenían 15 años en el momento del hecho y cuando lo tuvieron que contar, ya tenían 20. No entendí porque la familia Sukiassian salió a festejar el primero dia del juicio porque a los amigos de Kevin se les había borrado ciertas imagenes. ¿Que festejaban? Si Kevin seguía muerto.

 Pensé que se había hecho Justica cuando, tras dictar los jueces una sentencia de 3 años de prisión efectivaa Sukiassian se lo llevaron con las esposas puestas. Pero menos entendí cuando, pese a que la ley dice que se deben cumplir como mínimo 8 meses de prisión a los 2 meses, le concedieron un beneficio. ¿Beneficio? ¿Por quéPero Sukiassian se fue a su casa. Siendo eximido de esa sentencia que parecía ser un pequeño paso en hacer Justicia. 

Como Madre del Dolor, como tantas otras madres del dolor, he vivido 10 años y medio detrás de la causa. 10 DIEZ años de salir corriendo de mi trabajo para estar presente en los Tribunales ya que solo atienden hasta las 13 hs. 10 años de viajar a La Plata y esperar sentada en una sillita para que me atiendan y me expliquen qué pasó con la causa de mi hijo, qué pasó que quien lo atropelló y mató continúa en libertad. Para qué? ¿Por 6 meses más de prisión que le falta para cumplir con la pena mínima? ¿Qué me impulsa en este ir y venir en un aparente sinsentido?

¿Es por venganza? NO
¿Es por bronca? NO

Es porque quiero mostrarles a todos los que me dicen por lo bajo que en este país hay que tener contactos y dinero para que se haga JusticiaEs porque quiero mostrarles a mis otros dos hijos y a mis alumnos que vale la pena la lucha cuando uno sabe que está haciendo lo que está bien.

Es porque si esta preso quien robo una gorrita y una mochila en una villa, también lo tiene que estar quien mató y vive en una zona de clase alta.

Pero siento decir que no pude. Me cansé. Les cuento a todos que ya no voy a seguir personalmente con la causa de mi hijo. Cada vez que voy a La Plata , salgo y tengo que ir a un bar a vomitar. Sí, me da asco. La causa de Kevin ahora se divide en dos. Una parte va a San Isidro porque los jueces quieren saber si Sukiassian cumplió con prisión domiciliaria cinco años atrás!!! Cinco años atrás!! Por supuesto,no se va a poder descubrir. La otra parte de la causa pide que sea NULO lo que ya se había votado. Los Dres. Piombo y Natiello votaron que el tempo que Sukiassian estuvo con prisión domiciliaria NO DEBE computarse como tiempo cumplido en prisión. Pero ahora los jueces Borinski, Violini y Sal Yargues opinan que sí. Este pedido de Nulidad llegará a la Corte por segunda vez porque la sentencia ya estáfirme desde la Corte Suprema de la Nación. ¿Cómo? ¿No es que una vez que la sentencia esta firme se tiene que cumplir? Bueno, Sukiassian NO.

BASTA. Les pido perdón por no poder mostrarles que en la Argentina existe la Justicia , les pido perdón por no aguantar tras 10 años y medio de intentar lo imposible, de escuchar una y otra vez que Sukiassian tiene contactos políticos como el Dr Arslanian que frena la causa. Pido perdón que es mentira que "No Pasa Nada".

Mi abogado, el Dr Mazaira quiere seguir con la causa por el cariño que tiene hacia mi familia. Yo doy un pie al costado. No siento que perdí la causa. Lo que perdi es a Kevin. Lo que perdí es la oportunidad de demostrar que en la Argentina hay un sistema judicial independiente y equitativo para todos.
Debido a esto dejo mi lugar como Presidente de la Asociación Madres del Dolor. Voy a seguir trabajando ahí porque se que la misión que me dejó Kevin es el de ser la voz de quienes no la tienen, de los humildes, de los que no tienen contactos. Pero ya no desde mi lugar de Presidente. No me dan las fuerzas.
 Kevin, hijo, te pido perdón porque no pude cumplir con vos. Te amo
Mami

La estrella a la que le pasó un avión por encima


Compañera a las 15 horas. Cemento de suelo. Cimientos del cielo. Calor. Pileta entrometida. Intemperie clara de negro azulado. Avión. Satélites aptos para plena urbe. Terraza, claro. Estrella pequeña y. Titilante. Nubes cero. Avión. Avanza. A ver. Ahí va. La vida que pasa, mientras los cuerpos se cuentan cómo la vida pasa. Luna chiquita. No encandila. Luna que alumbra y no molesta. Foco en el cielo. Cierro diafragma. Estrecho el enfoque. Estrella. Sigo cerrando, sigo contando. No tres, dos, uno; sino lo que pasa mientras otros cuentan tres, dos, uno. Un mismo plano. Avión y estrella. Avión y estrella en un mismo plano. Dejo de contar. Dejo el cuento. Redoble y suspenso. Silencio…

Nervios se tocan. Avanza el avión sobre la indefensa estrellita. Avanza para embestirla. Con alevosía y, tal vez, hasta celo. Celo de ser momentáneo, envidia de lo perenne. Y lo luminoso. Brilla y titila la estrella que es víctima. Tránsito aéreo avizora tragedia. Cuentos que cuentan de estrellas eternas. Extintas por siglos y aún titilantes. Ojos de hombre que ven fantasía. Avión malnacido que extingue esperanza. Segundos. Números y cuenta, ahora sí regresiva. Ahora sí tres, dos, uno. Laringes estrechas como el blanco silencio que corta el aire. Emoción y suspenso. Tres, dos, uno. Ahora sí, tres, dos, uno. Y cuando al fin está allí; cuando al fin fuselaje estrella la estrella... Todo se funde. Avión. No-estrella. Desgarro y duelo galáctico. Velorio estelar. Es telar. Telar de la abuela quien, desde su terraza, mira a la estrella despidiéndose de su audiencia. Ve el acto final. La abuela. Ve la vuelta, el saludo, la reverencia y el hasta nunca. O el hasta siempre. Lo ve la abuela. Lo veo, yo. Lo ve, compañera.

Allí en el cielo sólo queda el avión. Avión y sus lucecitas. Pequeñas e intermitentes. Tanto como una estrella. Pobre ese avión que en semejante aventura, habría de perder una dellas. Rebelde o lastimada. Escindiéndose de sus alas. Avanza con paso vencedor. Empieza a escribir otra historia. Lento pero conforme. Avanza. Su pequeña lucecita queda en el camino. Allí donde estaba la estrella. Brillando en su posición. En suposición. En superstición. Brillando.

Deja el avión el foco de mi retina. Dejó también el de compañera a las 15. Tal vez, también el de la abuela. Desapareció. Falleció no tan heroico como la estrella. Se hundió en el lodo intangible y nunca querido de lo olvidado. En el terreno de lo que ha pasado. Pero esa lucecita. Ay, pero esa lucecita. Rebelde y desprendida. Arrebatada de su ala idiota. Volcándose al universo. Meciéndose en la galaxia. Allí permanece esa luz. La que quedó donde estaba la estrella. Asesinada por el celo de una aeronave, celosa y pasada. Pesada y pisada. La estrella, nuestra estrella; vivirá por siempre en memoria del cielo y de todo aquel que lo mire. Vivirá por siempre, por la luz y la gloria que eternizó la rebeldía de esa luz valiente, que abandonó el confort de un ala metálica, para lanzarse al misterio del oscuro Universo. Vivirá.

lunes, 26 de noviembre de 2012

De bombas y palabras


¿Sirve decir algo?

¿Detienen alguna bomba nuestros gritos?

Nuestra palabra, ¿salva la vida de algún niño Palestino?

Nosostros pensamos que sí sirve. Que tal vez, no detengamos una bomba, y nuestra palabra se convierta en un escudo blindado, que evite que esa bala calibre cinco punto cincuenta y seis milímetros o nueve milímetros con las letras IMI, Industria Militar Israelí, grabadas en la base del cartucho, llegue al pecho de una niña o de un niño.

Porque tal vez, nuestra palabra logre unirse a otras en México y el mundo. Y tal vez, primero se convierta en murmullo, y luego en voz alta, y después en un grito que escuchen en Gaza.

No sabemos nosotros, no sabemos ustedes, pero nosotros y nosotras, zapatistas del EZLN, lo importante que es en medio de la destrucción y la muerte, escuchar unas palabras de aliento.

No sé cómo explicarlo, pero resulta que sí, que las palabras no alcanzan a detener una bomba, pero son como si se abriera una grieta en la negra habitación de la muerte, y una lucecita se colara...

Subcomandante Insurgente Marcos. 15 - 11 - 12

jueves, 11 de octubre de 2012

Asambleas denuncian más Uranio en La Rioja

ASAMBLEA RIOJANA CAPITAL DENUNCIA CONTINUIDAD DE TRABAJOS DE MINERIA DE URANIO 

Desde la ASAMBLEA RIOJANA CAPITAL denunciamos la continuidad de los proyectos de minería de uranio en nuestro Departamento, pese a la vigencia de la ordenanza sancionada el 14/08/2012 declarando a la Capital Municipio no Toxico, no nuclear y ambientalmente sustentable.-

La Secretaria de Ambiente de la Provincia mediante RESOLUCIÓN Nº 268 de de fecha 27/08/2012 en el Expte. L1 00339 11, ha aprobado la “Actualización del Informe de Impacto Ambiental” correspondiente al “Cateo Donato III” y ha autorizado a la Comisión Nacional de Energía Atómica (CNEA), a continuar con los trabajos que realiza en la zona de la Sierra del Velazco, en las localidades próximas al Cantadero. 

Asimismo de acuerdo a la información brindada por vecinos del lugar, sabemos que funcionarios de la CNEA y del Gobierno Provincial han visitado sus domicilios mintiendo que las operaciones que se realizan en el lugar no son perjudiciales para su salud ni para el ecosistema.

También hemos observado en nuestras visitas al lugar el avasallamiento del paisaje y la flora para tareas de mantenimiento del camino que se dirige al paraje “Las Cañas” donde se emplazan los emprendimientos uraníferos, así como la ampliación del tendido eléctrico efectuado no en función del beneficio del vecino, sino que responde al plan extractivista nacional para permitir la explotación de Uranio. 

Finalmente alertamos a nuestros conciudadanos del Departamento Capital y de toda la Provincia acerca de las versiones periodísticas de medios de la ciudad de Córdoba que dan cuenta del traslado a La Rioja de la recientemente clausurada empresa Dioxitek SA situada hasta hace pocos días en el Barrio Alta Córdoba y que deja un pasivo (según datos oficiales de la propia CNEA), de 57.600 toneladas de colas de mineral de Uranio.

Estamos alertas para defender nuestro territorio y bienes comunes porque no creemos en este modelo saqueador, contaminante y secante basado en la ficción del progreso y del desarrollo. No queremos Uranio. Solo queremos agua, tierra y aire sanos y limpios. NO AL PLAN NACIONAL NUCLEAR. BASTA DE MEGAMINERÍA.

ASAMBLEA RIOJANA CAPITAL | Ver artículo oríginal en Facebook.


martes, 9 de octubre de 2012

45 años después

Los aniversarios son excusas. Creo haberlo dicho en otro momento, pero son las excusas perfectas para recordar aquello que, durante el resto del año, postergamos. Este 9 de octubre que me encuentra cerquita de una histórica morada de la familia Guevara Lynch De La Serna, donde vida y muerte se unen como en un círculo, me lleva a observar detenidamente, a escuchar comprensivamente, varios capítulos de la vida de Ernesto Guevara.

Lejos del mítico Che, que nacía hace 45 años para transformarse más en un ícono pop que en realidad política, había un hombre cuyas prácticas, algunas, han trascendido su muerte aunque en menor escala que la foto de Korda. Korda evoca de algún modo todo lo pop, pero es la puerta de entrada al gran hombre. Aquel de bolsa en el hombro, domingos de trabajo voluntario, de firme estudio y dedicación, aquel líder ético. Porque para mí, si hay un ismo que me hace las veces de inspiración, sin dudas es el del guevarismo ético. No gastaré líneas hoy en justificar lo, quizás, equivocado. Levanto la bandera del hombre al que su país no le dio nada, ni lo reconoció jamás.

Y es en esta excusa anual, en este aniversario, mientras veo, escucho y escribo, que se me viene a la cabeza una mezcla del sueño de Ernesto de una Latinoamérica unida, con la frase del General Perón sobre el estado en el que el año 2.000 encontraría a la Argentina. Realmente, a pesar del tiempo transcurrido, las vidas perdidas, la sangre derramada; no encuentro respuesta sobre el estado en el que se encuentra nuestro continente.

¿Unidos bajo UNASUR, luchando contra los poderes económicos que promueven golpes de Estado al estilo Paraguay, y promoviendo Estados sólidos cerca de la ciudadanía, pero sin perder la mirada externa en la rentabilidad; construyendo a paso de tortuga mayor equidad social al mismo tiempo que sostenemos las bases del capitalismo más puro? 

¿O dominados por esas mismas corporaciones transnacionales que mueven hilos a su gusto tras bambalinas de lo que aparenta ser sólida fachada progre y esconde nada más que beneplácitos para el poder del capital; dominados por el pasado que otros usufructuaron y hoy queremos repetir como el mantra de un error perpetuado de crecimiento infinito y desarrollismo cueste-lo-que-cueste?

Me gustaría que alguna opción me inspire como el hombre que hace 45 años era asesinado. Me gustaría entender más a mi continente. Me gustaría dejar de pensar en barreras, fronteras y divisiones. Me gustaría creer que estamos caminando hacia ello. Me gustaría.